Por

Debo de reconocer que, de todos los lugares de Egipto, esta pequeña tumba es uno de mis favoritos. Los egipcios siempre han tenido reputación de ser poco creativos, siguiendo un reconocible canon en sus representaciones artísticas. Sin embargo de vez en cuando se pueden ver pinceladas de auténtica creatividad, y la tumba de Sennefer es uno de los más claros exponentes.

Sennefer pertenecía a una importante y poderosa familia durante la dinastía XVIII. Entre sus títulos destacan el de Alcalde de Tebas e “Inspector de los graneros y jardines de Amón“, mientras que al mismo tiempo su primo Amenemopet fue visir, el cargo de mayor importancia luego del propio faraón.
Posiblemente ambos se criaron en la corte real y entablaron lazos de amistad con el príncipe y a la postre rey, Amenhotep II (reinó del 1427 al 1401 a. C.); es por esto que aunque ambos construyeron sus propias tumbas, obtuvieron el privilegio de enterrarse en el Valle de los Reyes, aún sin ser parte de la familia real. Amenemopet finalmente utilizó como su tumba la llamada KV 48 (inicialmente ideó la TT 29, casi pegada a la TT 96), y en cuanto a Sennefer se han encontrado vasos con su nombre en la KV 42, por lo que se presume que se enterró allí.

Plano de la tumba de Sennefer. En negro la capilla exterior, en rojo las cámaras subterráneas. Original, basado en Porter & Moss.
Plano de la tumba de Sennefer (TT 96). En negro la capilla exterior, en rojo las cámaras subterráneas.
Original E. Graf, basado en Porter & Moss.

Sin embargo si por algo será recordado Sennefer es por la tumba que se mandó construir en la necrópolis de los nobles. Ubicada a cierta altura en la ladera de la colina que domina Sheikh Abd el-Qurna, en la orilla occidental de la actual Luxor, consta de dos estructuras separadas: una capilla a nivel de superficie (utilizada en época moderna como almacén y lamentablemente cerrada al público) y una subestructura compuesta por una escalera descendiente, una antecámara y la cámara funeraria, aunque el lugar elegido para excavarla no fue el mejor: la calidad de la piedra resultó ser muy pobre, lo que hizo muy difícil obtener superficies lisas. En las paredes los artistas pudieron parcialmente mitigar este problema con una gruesa capa de yeso, pero esto no fue posible en el techo.

Resulta tentador dejar volar la imaginación y pensar que cara habrá puesto Sennefer al enterarse de “la noticia”. Sin embargo ya era muy tarde para descartar todo el trabajo hecho, y se decidió enfrentar el problema de la forma en la que muchas veces el ser humano reacciona ante la dificultad: con creatividad. Se pintaron directamente sobre la roca trozos de tela con una serie de motivos geométricos y, quizás inspirado por los jardines que cuidaba en el templo de Amón, un motivo de vides, que gracias a las irregularidades de la superficie parece que cobrara vida propia y le dan a esta tumba el sobrenombre de “La tumba de las vides”.

Detalle del techo de la cámara funeraria.Richard Mortel (CC by-nc-sa)

Todavía existe cierto debate sobre las relaciones familiares de Sennefer, en especial la identificación de sus esposas e hijos, sin embargo parece claro que estuvo casado por lo menos 2 veces, primero con una nodriza real de nombre Senetnay y a su muerte con Meryt, esta última apareciendo representada en numerosas ocasiones en la decoración de la cámara funeraria (aunque hay quien piensa que Meryt podría ser en realidad su hermana representada cumpliendo un rol de esposa prototípica, necesario para su regeneración en el Más Allá). No se le conocen hijos varones, pero gracias a diversas fuentes si se le conocen hijas: Mutneferet, Nefertiry y Muttuy (que aparece representada en la antecámara, aunque este nombre quizás sea un diminutivo de Mutneferet).

Sennefer y su esposa Meryt
Sennefer junto a su esposa Meryt.
Foto de Richard Mortel (CC by-nc-sa).

Además de Sennefer y Meryt, en las cámaras subterráneas se pueden ver otras escenas de carácter funerario, donde destacan representasiones de Osiris y Anubis, la peregrinación a Abydos, el capítulo 151 del Libro de los Muertos o Sennefer siendo purificado por un sacerdote Sem vistiendo su característica piel de pantera. En la capilla exterior (nunca abierta al público, pero que actualmente está siendo restaurada por la Universidad Libre de Bruselas) en cambio se puede encontrar a Sennefer y a su primera esposa junto a escenas de la vida cotidiana, siguiendo la norma común presente en otras tumbas de la zona.

Proyecto de conservación de la capilla de Sennefer liderado por expertos de la Universidad Libre de Bruselas. Foto del Centre de Recherches en Archéologie et Patrimoine.Centre de Recherches en Archéologie et Patrimoine
Proyecto de conservación de la capilla de Sennefer liderado por expertos de la Universidad Libre de Bruselas. Foto del Centre de Recherches en Archéologie et Patrimoine. Más información en The conservation of the tomb chapel of Sennefer TT 96 A.

El tamaño y disposición de la tumba junto con la iluminación y los vidrios protectores modernos hacen muy difícil obtener fotos medianamente decentes, pero la web OsirisNet tiene una descripción metro a metro de su decoración (en inglés) incluyendo fotos de la mayoría de las escenas e inclusive un fantástico (pero algo difícil de navegar) tour virtual en 3D.
Para quien no pueda viajar a Egipto pero quiera tener una experiencia lo más similar posible, el museo francés de Tessé dispone una copia 1:1 de esta tumba.

Facsímil de la tumba de Sennefer en el Museo de Tessé (Le Mans, Francia)Wikipedia
Facsímil de la tumba de Sennefer en el Museo de Tessé (Le Mans, Francia).
Vista de la puerta de la cámara funeraria desde el interior de la misma. Foto de Wikipedia.

Bibliografía selecta

  • Porter, B. & Moss, R. (2°ed. 1960). Topographical Bibliography of Ancient Egyptian Hieroglyphic Texts, Statues, Reliefs and Paintings. - Vol I: Theban Necropolis (Private Tombs). Oxford: University Press.
  • Weeks, K. (Ed.). (2004). El tesoro del Valle de los Reyes: tumbas y templos de la orilla oeste tebana en Luxor. Vercelli: White Star.

Portada: Richard Mortel / E. Graf (fotomontaje). Licencia CC by-nc-sa.