Historia

¿Samuráis en Egipto?

La curiosa historia detrás de una foto épica


Por

No es un espejismo. Existe una foto de auténticos samuráis posando frente a la Esfinge. Pero para conocer la historia que se esconde detrás hay que retroceder al Japón del emperador Komei.

Japón, 1863. Es una época de creciente xenofobia por parte de la sociedad japonesa y el emperador Komei publica el edicto “Orden de expulsión de los bárbaros” en un intento de reinstalar el aislacionismo internacional autoimpuesto que caracterizó a Japón hasta poco tiempo antes. Desde inicios de la década se llevan produciendo varios incidentes con las potencias coloniales europeas, incluyendo el asesinato de varios extranjeros. El shogunato Tokugawa (gobierno feudal militar que gobernaba de facto Japón) tiene pocas intenciones de aplicar el edicto (lo que a la postre llevaría a su caída) pero el asesinato del teniente francés Henri Camus en octubre de 1863 por parte de samuráis rebeldes agrega nuevas fricciones con Francia.

Ikeda Nagaoki en 1864
Ikeda Nagaoki en 1864

Es en este contexto que, a finales de 1863, el gobierno Tokugawa decide enviar una embajada diplomática a París. La llamada Segunda embajada japonesa a Europa estaba liderada por un joven alto oficial del shogunato, Ikeda Nagaoki, y tenía como objetivo limar asperezas con el gobierno francés ofreciendo un pago en compensación por la muerte de Camus pero al mismo tiempo negociar el cierre del puerto de Yokohama al comercio extranjero. A pesar de concretar reuniones al más alto nivel, incluyendo con el emperador Napoleón III, el objetivo resulta imposible de obtener y la misión japonesa regresa derrotada al año siguiente.

Pero como muchas veces sucede, para nuestra historia el camino sería mas importante que el destino.

Los ítalo-británicos Antonio y Felice Beato se interesaron por la fotografía ya desde jóvenes. Antonio, el menor de los hermanos y protagonista de esta pequeña anécdota, se asentó en Egipto en 1860. Felice desarrollaría una importante carrera, siendo pionero en el campo del fotoperiodismo y convirtiéndose en una de las primeras personas en fotografiar el este de Asia, viviendo en China, India… y Japón, a donde llegaría en 1863 y se quedaría por varios años.

En su viaje rumbo a París, la misión Ikeda debe primero cruzar Egipto. A principios de 1864 desembarcan en Suez (en plena construcción del canal, que sería inaugurado en 1869). Es durante esta breve visita a tierras egipcias donde le encargan a Antonio, sin dudas referenciado en Japón por Felice, inmortalizar tal momento. Y es así como nace tan épica foto: una treintena de samuráis, armados con katanas y wakizashis y vestidos con el tradicional kamishimo, posando frente a la Esfinge de Giza.

antonio-beato-1864

Antonio Beato permanecería en Egipto el resto de su vida, muriendo en Luxor en el año 1906. El museo Getty posee y ha digitalizado en alta resolución numerosas fotografías suyas, mostrando una exclusiva mirada al Egipto de finales del siglo XIX.

Portada: fotografía de Felice Beato, ilustración de Charles Wirgman (Wikipedia).